Gobierno de Chile

INICIO » LENGUAS ORIGINARIAS

PRESENTACIÓN


La lengua materna para los pueblos originarios, más allá de ser un vehículo de comunicación y transmisión de valores, implica la expresión de los sentidos, lógicas, significados, concepciones de mundo, espiritualidad y manifestaciones sociales y culturales de las personas.

Más de la mitad de las lenguas indígenas y lenguas minorizadas que existen actualmente a nivel mundial se encuentran en grave peligro de extinción, y la mayoría de estas se concentran en pocos países, algunos con la imagen de ser territorios monolingües, invisibilizando la existencia de estas.

Cada lengua es una posibilidad diferente de ver al mundo, de pensar en él y en sí mismo, y es en sí una forma de vida distinta. La gran diversidad, contenida en las lenguas originarias que se hablan en el territorio nacional representa una riqueza para todos/as, por ello el MINEDUC fomenta la revitalización de las lenguas y culturas indígenas, las que se adquieren en el hogar y otros espacios sociales.

La condición en que se encuentran hoy las distintas lenguas de los pueblos originarios que habitan Chile es compleja; aun siendo un país multilingüe y pluricultural, el castellano continúa siendo la lengua de comunicación, enseñanza, y normativa, por lo cual tiene la mayor cantidad de funciones. Los estudios, investigaciones e informes consultados, señalan que las principales problemáticas identificadas son las siguientes:

  1. A nivel macro se identifica la falta de status de las lenguas, el contexto de habla y comunicación, falta de espacios de uso y posibilidades de uso, funcionalidad más allá de lo local o familiar.

  2. El castellano es la lengua oficial de comunicación y enseñanza; esto se aprecia en la hegemonía del castellano en medios de comunicación y transmisión de lenguas: textos, medios de comunicación, artes entre otros. Lo mismo ocurre para la educación formal e informal.

A nivel micro, los principales obstáculos se refieren a la actitud de los hablantes, por la autodiscriminación, la desmotivación para entregar conocimientos sobre la lengua materna a las siguientes generaciones, contextos locales adversos, las disminución de las comunidades o personas hablantes en un territorio y falta de apoyos externos para promocionar la lengua indígena porque no es parte de la economía, trabajo, formación profesional.

Otra problemática para saber con mayor precisión la situación de las lenguas y los hablantes de ellas en Chile, es la falta de datos cuantitativos y cualitativos que expongan linealmente la condición de cada una de ellas. Solo se disponen de dos fuentes oficiales con información general de los 9 pueblos indígenas: CASEN (MIDEPLAN) y CENSO 2002 (INE).